Río Eo y Ría de Ribadeo

 
Espacio natural

Esta zona presenta tres figuras de protección que nos hablan de la gran importancia ecológica que esconde. Se trata de un enclave de especial interés para la avifauna acuática migradora y acoge importantes muestras de comunidades de fauna y flora muy escasas como el ánade rabudo, el salmón, el helecho de botón o la ceba, una curiosa planta marina.

La ZEC (Zona de Especial Conservación) Río Eo se extiende por su estuario y por un extenso tramo fluvial que abarca su cuenca baja y media y también por buena parte de los lechos del río Rodil, así como pequeños tramos de otros afluentes.

Su ría constituye uno de los principales ecosistemas de estuario de las costas cántabro-galaicas, y alberga importantes muestras de vegetación donde destacan las extensas llanuras limosas y praderas cubiertas por ceba, una curiosa fanerógama marina y en las zonas más interiores con extensas marismas, en las que predominan juncos e importantes manchas de carrizo. En la boca del estuario, cerca de la isla Pancha, domina la vegetación propia de cantiles marinos cantábricos, y de arenal con dos especies de acelgas saladas amenazadas.

Aguas arriba presenta excelentes muestras del bosque de ribera que cuenta con la presencia del helecho relicto macaronésico helecho de botón.

El río Eo es uno de los mejores refugios para la fauna fluvial en Galicia, ya que en él existe una importante población de mejillón de río, así como uno de los escasos núcleos superviventes del cangrejo de río autóctono. Acoge una de las mejores poblaciones de salmón atlántico de Galicia, además de lamprea, sábalo o boga del Duero. También alberga una población muy importante de la escasa libélula esmeralda de Curtis, y destaca la presencia del desmán ibérico y la nutria.

La ría de Ribadeo es además ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) ya que acoge importantes poblaciones de aves acuáticas, particularmente durante el invierno, destacando por la invernada de ánade silbón y de ánade rabudo.

También es importante por su población de zarapito real y los núcleos de zampullín cuellinegro y de correlimos oscuro, ambos escasos en Galicia. También es un importante refugio en las olas de frío para muchas aves acuáticas, como en el caso de las avefrías.

Además este lugar esta declarado Humedal de importancia internacional (Convenio Ramsar).