Recorre el Camino de Santiago a su paso por A Mariña Lucense

¿Quieres disfrutar del Camino más espiritual? ¿Caminar alejado de la masificación? El Camino del Norte o de la Costa es el idóneo. Podrás marchar a Santiago rodeado de esos paisajes únicos que algunos afirman que las otras vías hacia Compostela no poseen.

Esta ruta bañada por el Cantábrico es la más extensa y una de las más antiguas. En los siglos IX y X, el Camino del Norte fue especialmente importante, ya que durante esta época era el único itinerario que se podía transitar frente a la invasión árabe que confinaba a los cristianos en el norte de la Península.

El Camino parte desde Irún (Gipuzkoa) y entra en Galicia por Ribadeo, atravesando  buena parte del territorio de A Mariña Lucense en dirección a Santiago.

Una vez en territorio gallego, nos adentramos en el interior de Lugo, en donde el trazado montañoso se convierte en protagonista junto con las villas históricas que cruza la ruta: Ribadeo, Lourenzá y Mondoñedo.

Lo primero que harás a tu llegada a Galicia será cruzar el puente que une Asturias con la comunidad gallega sobre la ría de Ribadeo. Villa histórica y marinera, posee un núcleo urbano declarado Bien de Interés Cultural. Las construcciones de su pasado indiano no te dejarán indiferente.

Tras salir de Ribadeo, pasarás por pequeñas aldeas del municipio de Barreiros, tramo en el que destacan, entre otras, la iglesia de San Xusto de Cabarcos, para llegar finalmente a Vilanova de Lourenzá. El monasterio benedictino de San Salvador, que dio origen a la localidad, o el Pazo de Tovar conforman el patrimonio único que podrás conocer.

Después de esta etapa, alcanzarás una de las siete antiguas capitales del Reino de Galicia: Mondoñedo. De origen medieval y dominado por la catedral, su casco histórico fue declarado conjunto histórico-artístico.

Una vez que salgas de territorio mindoniense, abandonarás A Mariña para caminar  entre los infinitos prados verdes propios de A Terra Cha. Cuando dejes la provincia de Lugo, aldeas abandonadas te harán sentir la soledad y la tranquilidad del rural gallego hasta llegar a Sobrado dos Monxes y a su impresionante monasterio cisterciense.

Una vez alcanzada la localidad de Arzúa, la ruta se une con la del Camino Francés hasta llegar a Compostela, donde los bosques atlánticos y la excelente gastronomía te acompañarán hasta Santiago.

También podrás optar por la  alternativa del Camino Norte, que se adentra en Galicia por Trabada. Esta era la ruta que seguían los primeros peregrinos y también aquellos que no podían pagar el trayecto en barca para cruzar la ría de Ribadeo. Es, sin duda, la vía que debes tomar si buscas tranquilidad. Caminos forestales y montes de gran belleza son los compañeros de los peregrinos que recorren este trayecto.

Sea cual sea la opción que finalmente escojas, el Camino del Norte te marcará para siempre. Recorrerás un itinerario de incalculable valor y riqueza patrimonial, histórica y medioambiental, donde podrás conocer A Mariña Lucense de una manera diferente.