Otro patrimonio histórico

Monasterio de Vilanova de Lourenzá

El Monasterio de San Salvador de Lourenzá fue fundado en el s.X por don Osorio Gutiérrez, el Conde Santo. Apenas quedan vestigios de arte romático o gótico en el edificio, pero el barroco brilla en todo su esplendor.

Fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1974.

En su interior acoge las dependencias municipales y el Museo de Arte Sacro.

Es parada obligada para peregrinos del Camino del Norte a Santiago, en tránsito desde Ribadeo a la vecina Mondoñedo.

 

Sobre un modesto cenobio anterior Osorio Rodríguez fundó el monasterio en 969 y lo dotó con bienes de su herencia familiar. Se adscribió a la orden benedictina. El propio Conde al enviudar ingresó en el.

Osorio Rodríguez en la vejez viajó a Tierra Santa, donde se dice que adquirió un sarcófago de mármol, de arte paleocristiano. La leyenda cuenta que lo dejó en el mar y arribó en la costa norte de Lugo.  A su muerte,  el Conde  fue enterrado en él, dejando un pequeño agujero en la parte inferior.  El sarcófago se encuentra en la Capilla de Nuestra Señora de Valdeflores, en la Iglesia de Santa María del monasterio. Lo visitan los peregrinos con la tradición de introducir el dedo en el agujero y pedir un deseo al Santo.

Su fisionomía actual la adquiere en las obras de remodelación del siglo XVII, con aportaciones tan importantes como la construcción del claustro mayor por parte de Juan de Villanueva.

En el siglo XVIII se levanta la iglesia de Santa María, destacando la intervención en parte del interior y en la fachada de Fernando de Casas y Novoa, en lo que se considera un ensayo para su obra más emblemática: la fachada del Obradoiro de la Catedral compostelana.

El retablo mayor es principalmente de estilo neoclásico y obra de Ventura Rodriguez.

En 1835, tras la desamortización de Mendizábal, el monasterio queda abandonado y se desaloja la biblioteca. Sufre además un incendio en 1878.

Vuelve  a estar ocupado a partir de 1910 por monjes de Samos que forman un priorato, hasta la desaparición de éstos en los años cuarenta. Dependiendo del obispado de Mondoñedo, durante casi tres décadas el monasterio fue Seminario Menor, hasta 1970, cuando las dependencias pasan a ser municipales. La  actual Casa do Concello tiene su  entrada en la fachada del monasterio que forma ángulo recto con la fachada de la iglesia.

Otro punto de visita tradicional de los peregrinos es el Pozo del Santo, en el claustro menor del monasterio, a cuyas aguas se atribuyen propiedades curativas y eran recogidas para bebérselas.

El Museo de Arte Sacro ocupa la estancia de la antigua biblioteca, de la que se conservan algunos ejemplares. Entre sus fondos destacan pinturas en tabla sobre los milagros del Conde Santo, esculturas de los siglos XVII y XVIII y una amplia colección de orfebrería.

El vestigio románico del monasterio se reduce  a un arca del  s.IX  y una lauda del s.XII.

Precios visitas guiadas:

Lunes: gratuito.

Martes a Sábado: 3€

982 121 006
Visitas guiadas:
Lunes: 12:00 y 17:00
Martes a viernes: 12:00 y 17:00
Sábado: 12:00