Senderismo

Ruta del Ferrocarril del Río Eo

Interesante ruta, la única Vía Verde de Galicia que comparte con Asturias, y que discurre por la antigua vía del ferrocarril minero que unía Vilaoudriz con Ribadeo. Paralela al río Eo, en su viaje hacia el mar atraviesa varios túneles y un frondoso bosque de ribera que da cobertura a un río caudaloso y de aguas transparentes en el que sobrevive el emblemático salmón atlántico.

Antigua estación de ferrocarril de A Pontenova (A Pontenova)
Área Recreativa de San Tirso de Abres (Asturias)
12 Km
4 h
Ruta lineal
Dificultad
Global
Baja

La ruta parte de la vieja estación del ferrocarril, convertida en la actualidad en oficina de turismo y próxima a ella se encuentran los hornos de Vilaoudriz.

Hornos de Vilaoudriz, testigos del pasado industrial de A Pontenova

Estos impresionantes hornos son el vestigio del potencial minero del pasado, cuyo mayor florecimiento tuvo lugar a partir del 1900 con la creación de la “Sociedad Minera de Villaoudriz” por Julio Lazúrtegui. Los hornos están formados por cinco chimeneas troncocónicas de 11 m. de altura y 4 de ancho, donde se procesaba el mineral.

En los montes de Vilaoudriz se explotaron varias minas de hierro fosfórico. En los hornos tras el proceso de calcinación del hierro, se conseguían eliminar los residuos fosfóricos de éste, conocidos como escorias, que posteriormente se utilizaban como fertilizantes.

Con el fin de transportar el hierro hasta el puerto de Ribadeo para embarcar con destino a distintos lugares de Europa, en 1902 se construyó un ferrocarril de 34 km. de recorrido, que desde 1905 también llevaba pasajeros en dos vagones, distribuidos en tres clases. Vicisitudes bélicas y comerciales hicieron que en 1964 dejase de funcionar, quedando solo los hornos como símbolo de una explotación que duró más de 60 años.

 

El tramo gallego, que está asfaltado, va desde A Pontenova hasta el paraje de Cairo, pasando por la fuente de Boulloso, un antiguo horno y varias áreas recreativas y aldeas. El tramo asturiano transita por caminos de tierra, atravesando varios túneles, algunos practicados directamente en la roca, una escala para salmones, pequeñas centrales hidroeléctricas y un puente metálico.

El río Eo nos descubre grandes tesoros naturales

El río Eo nace en Fonteo, a unos 680 m en la Sierra de O Mirador, y tras atravesar la ZEC Río Eo desemboca en la Ría de Ribadeo que es ZEPA y Humedal de importancia internacional.

Entre los hábitats que sobresalen en estos espacios naturales destacan los corredores fluviales o bosques de ribera de alisos y fresnos, y las fragas (bosques de robles) que dan refugio y alimento a una gran diversidad de especies, algunas de las cuáles son raras, están amenazadas o en peligro de extinción por la desaparición de estos bosques.

El río Eo es uno de los mejores refugios para la fauna fluvial en Galicia, ya que acoge una importante población de mejillón de río, así como uno de los escasos núcleos supervivientes del cangrejo de río. Entre la vegetación saturada de humedad de la ribera vive el curioso y escaso caracol de Quimper, la babosa galaico-irlandesa y anfibios como la endémica salamandra rabilarga.

Una verdadera joya de este río es el salmón atlántico que tiene aquí una las mejores poblaciones de Galicia. El tamaño de las poblaciones de esta especie migratoria, que vive en el mar y remota los ríos para su reproducción, antiguamente muy abundantes, vienen registrando descensos alarmantes durante las últimas décadas por causa de varios problemas ambientales que afectan a los ríos y a los mares. 

Lectura de la ruta

Visita este enlace para saber cómo leer un archivo .gpx y poder seguir el trazado de la ruta.