Senderismo

PR-G 8 Ruta Morgallón - Río Sor

Esta ruta circular discurre por las orillas del río Sor, rodeando el Monte Insua, entre las provincias de Lugo y A Coruña. Su trazado por las márgenes fluviales esconde una gran biodiversidad y un paisaje de gran belleza. A lo largo del recorrido descubriremos una antigua fábrica de luz, un molino, dos telesillas  mecánicas que permitían atravesar el río, el centro Ictiogénico de Ulló y una área recreativa.

Esta ruta de senderismo esta homologada por la Federación Galega de Montañismo como Pequeño Recorrido Gallego, PR-G 8, estando perfectamente señalizada.

9,3 Km
3 h
Ruta circular
Desniveles
130 m.
37 m.
Dificultad
Global
Baja

Se inicia la ruta, después de pasar la aldea de Morgallón, en una gran explanada con un panel informativo y durante la primera parte no nos separamos nunca del río Sor, que tras recorrer 49 km. muy sinuosos sin presentar saltos hidráulicos ni represas en todo su trazado, desemboca el la Ría do Barqueiro

A medida que avanzamos, en la orilla contraria, se encuentra la abandonada minicentral hidroeléctrica de Batán, y a continuación la desembocadura de un pequeño afluente, el Riobarba. 

A unos 100 m. de la presa se encuentra una telesilla colgante que se usaba para cruzar a la otra orilla del río. Continuamos nuestro recorrido hasta encontrar un molino de agua abandonado y a seguir Ponte Ulló, donde se sitúa el Centro de precintaje de reos, con capturadero, escala de peces y un pequeño laboratorio de incubación y alevinaje, donde todos los años se obtienen alrededor de 40.000 huevos de reo que repoblarán los distintos riachuelos del Sor. También se realizan labores de guiado y toma de datos de los ejemplares pescados. Al lado de este lugar además hay un merendero donde reponer energías.

El reo, un pez único de la Cornisa Cantábrica

En Galicia existen dos formas de esta especie, el reo, que migra al mar y regresa al río donde nació para completar el ciclo reproductor, y la trucha común que es sedentaria, y por tanto vive siempre en el río.

El reo que tras nacer en el río bajará al mar, donde permanecerá hasta alcanzar la madurez sexual (con 3 o 4 años) y luego comienzan a remontar los ríos en otoño con las primeras lluvias, y a estos primeros se les llama «castañolos», los que remontan en mayo son los “maiolos” y en los meses de verano, coincidiendo con la época de las cerezas, remontan los “cereixolos”.

Su conservación es muy importante ya que solo se encuentra en las costas y ríos de Galicia y del Cantábrico.

Los bosques autóctonos albergan una gran biodiversidad

Los fuertes desniveles de las vertientes del río Sor permitieron la pervivencia de formaciones boscosas autóctonas que tienen una gran importancia ecológica. Este bosque atlántico tiene entre sus árboles más emblemáticos al roble, el castaño, el arce común o el acebo. En las orillas son sustituidos por alisos, avellanos, perales salvajes..., así como importantes comunidades de helecho real.

Toda esta variedad de especies vegetales crea un lugar propicio para el desarrollo de una variada fauna, con varias especies endémicas del noroeste como una variedad de narciso, el caracol de Quimper o la salamandra rabilarga.

Sin embargo, este espacio no está exento de amenazas como la proliferación del eucalipto o de la acacia negra que crean comunidades muy pobres en biodiversidad. 

Desde el Centro ictiogénico emprendemos el camino de vuelta, finalizando la ruta cuando llegamos a las casas del lugar de Monte de Insua y volvamos a subir la Morgallón, que aún conservan interesantes muestras de arquitectura popular como sus hórreos o las propias casas tradicionales.

Lectura de la ruta

Visita este enlace para saber cómo leer un archivo .gpx y poder seguir el trazado de la ruta.